Stereoscópio – Silversun Pickups – Swoon

Es muy difícil escribir hermenéuticamente sobre música, es más, Frank Zappa un día vomitó sobre dichos intentos, para calificarlo de absurdo (lo demás de la historia investíguenlo). Pero aún así existen necios, como los stereophénicos que sostienen que el mundo es mejor si existe la música, y que una forma de contribuir a un mundo mejor es generando información a partir de ella y recomendar lo mejor que encuentren, sobre decirlo, haciendo un esfuerzo gratuito.

Nuestra música es el rock, fuerte, poético y sobre todo, afín con nuestro contexto, ese que habla de un mundo en decadencia o de la chica que nos abandonó por uno más alto o más fuerte. Y aunque este tecleador goza siempre de los arreglos intrincados, el detalle, las letras serias y líneas melódicas variadas (además de las letras sexosas y divertidas), estás vez hay un disco que dista de ello y que por más que lo intenta no puede expulsar de su reproductor: el segundo material de larga duración de los Silversun Pickups, Swoon.

Es bien fácil comparar a dicho conjunto con los Smashing Pumpkins, y sus detractores no se han cansado de hacerlo, aunque la realidad es que reducir las música de estos angelinos a eso es perderse la mitad de la película. Más allá de sus influencias (el shoegaze,  My Bloody Valentine, Velvet Underground y el grunge robusto y más velóz) ellos están logrando una identidad y sonido propio, robusto, veloz, pero con suficiente espacio para las emociones.

 

Guitarras con mucho fuzz, una batería desaforada, un bajo robusto que parece querer romper nuestras bocinas y sobre todo voces suaves que saben volverse sangrientas y que recitan letras complejas en las que existe un hilo conductor: la angustia. Angustia por la edad, por el tiempo, por la soledad, por miedo, por amor… en fin, esa emoción que tan común es hoy a nosotros, en un mundo que parce venirse abajo a gajos.

Crean capas de sonido, suavizadas (¿o afiladas?) por arreglos de cuerdas y algunos otros elementos atmosféricos, pero que de alguna manera encajan como piezas de lego creadas para transmitir emociones. Un arranque frenético con There’s no secrets this year, que levanta más que una inyección de adrenalina; un arreglo discursivo en dos partes oscuro pero rimbombante en Growing Old Is Getting Old; el valtz guerrero de “…Work Alone” y el rock clásico de Substitution son escenas de una obra que muestra evolución, da vestigios de madurez y nos habla del futuro de esta banda.

No se si tenga sentido intentar ser objetivo, ser claro, no se si sea posible, sólo se que me encanta, no lo puedo detener y cada vuelta que le doy descubro que me gusta más y más. No sé si es por afinidad con su estilo o su estado de ánimo, no sé si es por que representan el caos de mi cabeza, no sé si de verdad es una de esas grandes obras que esperamos aquellos que consumimos música en grandes cantidades, y pueda hacer del mundo un mundo mejor;  o simplemente me enamoré de que niña más X o fea del salón, y hasta que eso no pase no podré verle el acné y su horrible voz. Por hoy lo disfruto y me dejo llevar.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: